Hola, soy Vilka y este es mi blog. Bienvenido/a :-)

viernes, 11 de mayo de 2012

Ictioterapia o qué pasa cuando unos peces te comen los pies

Este es otro post sobre los tratamientos de belleza nuevos (como el de queratina del otro día). Y es que el año pasado me dio por probar muchas cosas nuevas, una especie de fiebre de querer ser el conejillo de indias. He aquí ese post sobre la exfoliación hecha por no humanos.

Al igual que la vez anterior, descubrí la oferta en Groupalia. (si es que al final les voy a pedir comisión por promocionarlos tanto...).

Esta vez no me tomé tanta molestia para informarme, aunque tenía que haberlo hecho. Ya lo explicaré más adelante.

Fuimos mi novio y yo. (Le regalé el tratamiento). Las condiciones eran simples: no haber aplicado ninguna crema 24 horas antes, ni tener las uñas de los pies pintadas (o haber quitado el esmalte 48 horas antes. Había que pedir cita previa, porque estos pececillos deben tener hambre para que la exfoliación fuera efectiva.

Al llegar nos hicieron aclarar los pies con el agua, nos dieron unas pantuflas de esas de usar y tirar, y nos llevaron a la habitación de las peceras. El ambiente era muy agradable: con música de fondo y luz suave. Nos sentaron en un banco para estar los dos en la misma pecera (bastante grande) y nos quedamos así unos 30 minutos.

Mis pies durante el tratamiento
Sensación: Un ligero cosquilleo, aunque también he notado unos minipellizcos. Ha sido como una especie de micromasaje, en general agradable.

Al terminar los pies estaban más suaves, gracias al dihthranol, una enzima que segregan esos pececillos al comer la piel muerta, con efectos suavizantes y relajantes. Parecía como si los hubiesen limado con piedra pómez y los hubiesen untado con crema.


Un poco de información sobre esos peces: Proceden de Turquía,  viven en una agua a 30 o 40 grados, y para ese tratamiento son necesarios mínimo 100 unidades.

Deficiencias:
  • El banco era de madera, recto e incómodo y después de estar 30 minutos casi quietos estábamos ya deseando terminar y poder levantarnos y estirarnos.
  • No comprobaron si tenemos hongos o no, ni siquiera lo preguntaron. En ese punto me voy a detener un poco más. Gracias a dios tenemos los pies sanos, pero al hacer el tratamiento estábamos expuestos al riesgo de contagio de hongos y otras cosas más graves. No dudo que los del Centro Oxígeno filtren el agua, pero los expertos consideran que no es suficiente. Creo que al menos podían haber verificado si tenemos algún tipo de problema. Porque a lo mejor viene uno con hongos y no dice nada, y luego los pobres peces que no tiene la culpa, lo transmiten al siguiente que venga. Si tienes heridas en los pies (aunque sean unos micro-cortes), hay un riesgo (mínimo) de contagiarte de VIH o hepatisis. Más información sobre eso aquí y aquí. No creo que aclarar los pies con un chorro de agua sea suficiente, a lo mejor haría falta algo de desinfección. El hecho de que el agua sea de temperatura elevada también favorece a que las bacterias permanezcan vivas. Por algo su aplicación está prohibida en 18 estados de EE UU y en Canadá; en Alemania se exige un análisis de sangre previo para poder someterse a esa terapia estética.
  • Otros riesgos que existen: los peces pueden no ser los auténticos. Hay peces chinos que, a diferencia de los garra rufa, tienen dientes, minúsculos, pero dientes, y no se limitan a alimentarse sólo de la piel muerta... Los garra rufa son grises, pero éstos son de color amarillo, y creo que se llaman chin-chin o doctor-fish.
Así que puedo decir incluso que hemos tenido suerte. Seguimos sanos y sin problemas. Sobra decir que no vamos a repetir el tratamiento.

Si decidís hacerlo, tened en cuenta todos los factores, y averiguad bien qué medidas toma el establecimiento en cuanto a la limpieza y desinfección, y si los peces son los auténticos. Por desgracia no hay garantía de que no haya riesgo. Es mejor prevenir que curar.

P.D. Llevaba tiempo redactando este post, tenía pensado poner que recomendaría ese tratamiento, pero hoy al hablar con una amiga, descubrí lo de los "inconvenientes", lo cual me hizo dar un giro de 180º C en mi opinión sobre la Ictioterapia. Me informé bien gracias a nuestro amigo "Google", y aquí tenéis el resultado. Me dan pena los pececillos, pero... :-(

viernes, 4 de mayo de 2012

El poder de la Queratina

Hoy voy a contar mi experiencia con la queratina. Me hice el tratamiento en septiembre del año pasado, y su efecto todavía me dura. Vi una oferta en Groupalia (de la cual soy clienta habitual), de 79 euros, y me puse a investigar. Tenía 3 días para averiguar si merecía la pena comprarla (el precio me parecía carísimo) y qué consecuencias tendría. Después de unas horas ya podía proclamarme una experta en queratina, y asesorar a los demás. Descubrí que en algunos sitios se llamaba también el Alisado Brasileño y que había que tener cuidado con algunos productos que tenían formol, porque es cancerígeno. 

El tratamiento que ofrecían era sin formol, en una peluquería de Madrid (en la otra punta de la ciudad) y además podía comprar allí mismo un pack de champú y spray nutritivo para mantener el efecto.

Al final decidí hacérmelo, por curiosidad y por probar.

Cómo fue:

Pedí cita con la peluquería (no había ni metro cerca), llegué y me hicieron esperar un poco. Me habían informado por teléfono que se necesitarían unas dos horas para todo (así que fui un sábado por la tarde).

Lo primero que me hizo la chica fue lavarme el pelo, y después aplicarme una sustancia que me daba frescor en el cuero cabelludo y a la vez escocía un poco. Era para quitarme toda la grasa del pelo y del cuero cabelludo. Después de 25 minutos me aclaró el pelo y me sentó delante de un espejo, donde ya tenía preparada la queratina, un pincel gordo y un peine. 

Fue aplicando queratina mechón por mechón, mientras charlábamos (las peluqueras, como sabéis, son las mejores psicólogas), y ella no paraba de decirme: "Parece que no, pero tienes mucho pelo". Finalmente me envolvió en un film y me dejó sola unos 40 minutos (no me acuerdo cuánto exactamente).

Para quitarme el exceso de queratina, la peluquera usó el peine y el secador. A continuación me lo alisó con la plancha.

La condición imprescindible era no lavar el pelo durante 72 horas (y por supuesto evitar que le caiga agua),  no peinarlo ni usar gomas ni horquillas y tocarlo lo menos posible. La verdad es que me fue fácil cumplir lo de no lavarlo, porque sorprendentemente el pelo se mantuvo limpio (para ducharme utilicé uno de esos gorritos de plástico que se dan en los hoteles). Lo de tocármelo no fue tan fácil de evitar, tuve que aplicarme mucha disciplina (y me di cuenta lo mucho que me toco el pelo, madre mía).

Y la verdad es que mereció la pena.
Aquí el resultado ============>


¿Qué noto? Mi pelo pesa algo más, pero se le ve muy sano y brillante.

Efecto que me causó a mi: facilidad en el manejo de pelo, secado más rápido, y un alisado más rápido (aunque a mi me dura nada).

Lo mejor: no me lo he cortado desde entonces y sigo sin tener puntas abiertas. La queratina es un elemento presente en nuestro pelo, así que añadirle más fortalece el cabello.

Lo que no funcionó: lo de alisado les funcionará a las brasileñas, pero mi pelo se sigue ondulando como le da la gana. Puede que ésto dependa del tipo de cabello, el mío siempre ha hecho lo que ha querido (recuerdo los intentos fallidos de teñirlo con henna, mis dos amigas quedaron pelirrojas y yo como siempre, o de rizarlo con la plancha: en media hora los rizos desaparecen aunque les eche laca, snif snif). De hecho, la foto está hecha nada más volver a casa. Y las puntas ya se rizaban.

Para mantener el efecto compré allí el pack Tahe (en mi caso cogí el de pelo fino y graso) que contenía el champú y el spray de queratina. El champú es especial, sin sal (como lo definió la chica), es decir, sin cloruro sódico para que no quite la queratina. Debo decir que el spray lo he usado más bien poco, por falta de tiempo (siempre me quejo de lo mismo...), y el champú sí que lo usé, cuando se acabó compré otro. El precio también es elevado:  29,95 €.

El tratamiento de queratina se recomienda:

Para las personas que tengan el pelo con las puntas abiertas, teñido, estropeado, muy rizado, rebelde, ondulado, liso, etc. Ayuda a tenerlo más obediente, y sin encrespar.

No se recomienda a las personas que tengan poco pelo o alopecia (la queratina añade peso al pelo).

Ahora uso un champú de bebés de Mercadona, influida por el movimiento de buscar champús menos dañinos para el pelo... Y tengo en casa un bote y medio del spray.

En general estoy contenta de haberlo hecho, lo recomendaría sin dudar. Así que si podéis, hacedlo al menos una vez en la vida, vuestro pelo os lo agradecerá :-)

jueves, 3 de mayo de 2012

Los 300...

Tengo que decir que ayer me llevé una gran decepción del blogger. Estaba descubriendo nuevos blogs a través de los comentarios de otros blogs... Y al intentar seguirlos, (alguna vez le doy dos veces para asegurarme de que les sigo), me salía siempre lo mismo: Empezar a seguir X, seguir públicamente, y cuando le doy a seguir, lo de siempre: Estás siguiendo ahora a X.

Pero al darle otra vez, me salía lo mismo. Pensé que era el problema del blogger, pero me metí a la opción de Administrar y no me aparecían los nuevos. Finalmente intenté agregar alguno desde allí y por fin he averiguado el por qué: No se puede seguir a más de 300 blogs. Veo que no se puede hacer nada, he lanzado la pregunta a soporte, pero creo que es inútil esperar a que contesten o a que modifiquen algo. Así que ahora tendré que tomar la dificilísima elección de a quién descartar si veo un nuevo blog que me interese :(((((

Una opción sería seguir con otro mail, pero eso supone un lío, porque desde cada mail sólo veo las actualizaciones de los blogs que sigo concretamente con este mail. Tendría que estar todo el rato cambiando de mail...

Por cierto, finalmente he decidido quitar el captcha de los comentarios, espero no recibir nunca comentarios spam, sino, tendría que volver a activarlo. :-)