Hola, soy Vilka y este es mi blog. Bienvenido/a :-)

viernes, 30 de marzo de 2012

La adicción del siglo y los móviles obsoletos

Ayer me llamaron de Orange. Uno de esos comerciales del otro lado del charco, para ofrecerme una portabilidad. Como siempre, dije que no estaba interesada. Me empezaron a sondear, y les tuve que explicar amablemente, pero ya tirando a agresiva que tengo internet en casa, en el trabajo, y con eso me sobra. Me ofrecían la tarifa de pagar 25 euros al mes, y así tendría internet el el móvil. Es una oferta un poco cara, pero incluso por menos dinero no la habría cogido.

Y la razón principal es que no quiero "zombificarme". No quiero estar las 24 horas enganchada al teléfono, porque ésto ya empieza a ser un trastorno social. Cuánta gente hay que con su Blackberry/Samsung/Iphone está todo el tiempo mirando a ver si les han escrito algo, es una nueva adicción, la del siglo XXI.

Hablar con una persona y que de repente ella te deje de prestar atención y se ponga a mirar su móvil, sin haberte dicho nada, y se ponga a escribir, dejándote con la palabra en la boca. A ver, claro que yo también miro lo que la persona es, a lo mejor es mi jefa, a la cual le pagan por estar disponible las 24 horas del día y tiene mil marrones diarios... Eso lo entiendo, es su trabajo... Pero si es una chica que no tenga ninguna responsabilidad... De hecho, mi jefa siempre se disculpa si tiene que dejar de atenderme. Porque es fácil decir: "¿Me perdonas un momento? Tengo que atender al teléfono", y quedas bien. Es igual que cuando nos llaman.

A veces las malas costumbres se nos pegan sin darnos cuenta. No sé lo que os pueda parecer, pero en mi opinión eso es una falta de respeto. Pero reitero, sólo es mi opinión.

No quiero tener whatsapp, ni otros servicios de mensajería, porque no los veo necesarios. Por esa misma razón tampoco uso twitter. Cuando tenga la necesidad de usarlo, por supuesto que lo haré.

Estos días he repasado mi trayectoria movilística, y me he quedado horrorizada... En una década he llegado a tener 11 móviles, lo cual es practicamente uno por año. Me siento muy mal por haberme dejado llevar por el consumismo. Me los guardo todos, y eso que hay algunos muy usados ya. Otros, sin embargo, han sido por poco tiempo. Por lo general los móviles suelen quedar obsoletos muy rápido.

Estos son mis móviles desde el año 2002 hasta hoy:

Como podéis ver también he tenido una PDA como móvil...

Claro que entiendo que los móviles se quedan obsoletos muy pronto por falta de memoria interna o porque salgan otros más atractivos.  Y esto seguirá pasando porque las baterías no son eternas, se acaban cada vez más rápido porque no hay todavía una batería tan potente que aguante la conexión 3G durante días, el recibir y enviar constante de los mensajes sms, chat, y navegación por internet. Así que mucha gente (igual que yo hasta hace dos años) prefiere cambiar de móvil antes que comprar una batería. Con todo eso contaminamos muchísimo: por su producción y por su reciclaje.

Estamos siempre a la carrera por lo nuevo, queremos estar al día. Pero si reflexionamos un poco, acaso es tan importante estar siempre a la última? No será que son solo ganas de presumir ante los demás? (Aunque en parte también pueda ser curiosidad por las nuevas tecnologías...). Hay realmente una necesidad de estar siempre a la última?

Yo sigo con mi Nokia desde hace dos años, desde el momento en que tomé conciencia sobre todo este tema. Es un 5800 Xpressmusic. Tengo la tarifa de mañanas, la que ya no existe, de Movistar. Y no tengo internet en el móvil, porque no quiero. No tengo una empresa propia ni tampoco alguien que dependa de mis decisiones las 24 horas. Es decir no tengo necesidad, y si no hay necesidad, tampoco hay compra. Me puedo conectar por WIFI, pero mi teléfono no es muy potente, se le acaba la memoria rápido. He echado de menos internet tan sólo en dos o tres ocasiones a lo largo de estos dos años. Casi siempre he podido apañarme con un locutorio/cafetería, kiosco de prensa, etc.

Eso sí, tengo que reconocer que el gps de mi móvil es una maravilla. Funciona perfectamente (¡sin internet!) y estoy encantada. Y la batería me dura mucho (3 días), además tengo una de repuesto para cuando esta se muera. También uso el último Sony Ericsson para una tarjeta de Vodafone que apenas uso, para llamadas por la tarde.

A veces tengo ganas de cambiar, sí, y probar algo nuevo, pero me paro a pensar: ¿Tengo la necesidad y es el momento de cambiar? Todavía no.

7 comentarios:

  1. Uy...los móviles...
    Yo tengo el mio desde hace 4 años xDD Imagínate si está obsoleto!!!aunque cámara de fotos tiene jajajaja.
    Pero es que el móvil lo uso solo para quedar y para mandar algún mensajillo. Entonces comprarme algo que sé que no voy a usar sobre todo por falta de tiempo...pues me da por saco comprármelo.
    Pero eso si, tengo que escuchar las risillas de mis amigos cada vez que saco el movil xD
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, algunos de los míos también se ríen, ladrillo lo llaman... Pero los Nokia tienen fama de ser bastante resistentes, pero si tienes un Iphone y se te cae, adiós pantalla... Me quedo con el mío, hasta que se muera, se merece ese honor :-)

      Eliminar
  2. Yo ando con uno chino comprado en Ebay. Tiene para tres tarjetas sims y teclado qwerty aunque no tengo internet en él (tampoco serviría, solo tiene wap). Vivo feliz con él, la cosa es que la batería no dura un suspiro (creo que está mal, pero tengo otra a estrenar). OH! y también puedo ver la TV en Portugal que aún hay canales analógicos XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow! Tres tarjetas sim? Eso no me vendría mal, porque llevar dos móviles encima... Y has probado ver si funcionan dos líneas a la vez?

      Eliminar
  3. Yo creo que los mejores móvil siempre serán los nokias ladrillo XD.Gracia por seguirno , nosotras te seguimos a ti , un besote.
    Alexandra

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que soy anti-tecnología, pero ya no por una cuestión de ideas, sino xque soy un poco lerda para las innovaciones; reconozco que el móvil lo necesito y si me falta me siento rara, pero no necesito que tenga internet, ni una súper cámara incluida, yo soy de la antigua usanza, me gusta el libro de papel, la agenda de siempre para escribir con lápiz, boli o pluma y el móvil lo uso para lo que se hizo desde que existe, estar localizable o llamar por necesidad. Que esto no quiere decir que el día menos pensado me vuelva tecnología-adicta...jeje.
    un besito!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo he caido en las redes mortales del consumismo movilístico. Soy débil, lo confieso ;)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!